Puertas para vallados ¿Cómo elegir la correcta?

19.07.2019

Luego de realizar el vallado abierto o de ocultación llega el momento de elegir la puerta para finalizar por completo el cerramiento. Pero ¿Cuál es la correcta? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de hacernos con una?

En este siguiente artículo, te ayudaremos a despejar todas tus dudas para que puedas obtener tu puerta de vallado sin temores y de la mejor manera.

Si de seguridad se trata, la puerta resulta la primera barrera de protección de la casa. Lo mismo ocurre estética y funcionalmente debido a que es lo primero que se percibe al ingresar y además es donde se realizan las entradas y salidas del hogar.

Para poder elegir la puerta para tu vallado más adecuada hay que tener ciertas características en cuenta.

  • Funcionalidad
  • Tamaño
  • Material
  • Forma
  • Tipo

Funcionalidad

Para ser precisos en este punto nos debemos hacer la siguiente pregunta, ¿Para qué colocaré la puerta? Si es solo para que entren peatones será de una manera y si lo que estamos buscando es entrar un auto necesitaremos otro tipo de puerta. Esta respuesta nos ayudará a definir los puntos siguientes.

Tamaño

Esta característica va de la mano con la anterior, una vez decidido cuál es la función de nuestra puertas, debemos tener en cuenta las medidas sobre lo que estamos planificando. Debe adaptarse a nuestro espacio y a nuestra funcionalidad.

Material

Dependiendo de la estética que se requiera y continuación con el vallado, la funcionalidad pueden ser de madera, metal (hierro o aluminio) o pvc.

Tipo

Existen varios modelos de puertas, lo principal es que deben adaptarse a tus necesidades y espacios. Recuerda que la apertura no debe invadir la vía pública como tampoco molestar a los peatones. Veremos los 3 tipos más usados:

  • Puerta Peatonal

Se utiliza para acceder a la vivienda desde el frente y posee las medidas necesarias para el ingreso de peatones distinguiéndose de la puerta batiente o corredera utilizada para coches por ejemplo.

  • Puerta corredera


Una puerta corredera, se abre con un movimiento de deslizamiento paralelo al lugar donde se encuentra instalada. Resulta muy práctica y su principal ventaja es el ahorro de espacio si cuentas con un margen suficiente en los lados o te falta profundidad.

  • Puerta batiente

Esta puerta se compone de dos hojas que se puede abrir empujándolas. Se recomienda que este movimiento se haga hacia el interior de la vivienda, ya que si es hacia el exterior podría ser una incomodidad para los peatones que circulen por la vereda.

En Hipervallas fabricamos puertas peatonales, corredera y batientes para complementar de la mejor manera tu vallado. Todas son configurables para que se adapten a tus necesidades. ¡Contáctenos!